miércoles, 1 de junio de 2016

¿Hasta donde se juzga el físico?



Normalmente en nuestro colegio después 
de ver las respuestas lo que ocurre es que la gente critica el físico en tono de burla, a veces de broma, y otras con el fin de ofender. 
La respuesta de muchos compañeros 
que lo observan es defender al ofendido utilizando otra burla del mismo estilo que la del autor de la primera o le
 hacen ver a la persona que ha 
sido la diana de la ofensiva se sienta bien y no le de importancia.

Ciencia o Religión



La ciencia y la  religión mientras se respeten podrán convivir pero jamas podrán trabajar juntas, es decir, las teorías científicas y las religiosas no pueden mezclarse 
por que una niega a la otra. 
Creo que la ciencia a este paso logrará entender y explicar el por qué de la explosion que dio lugar a la vida y al universo, hasta ahora ha conseguido explicar 
todas las casi todas las incertidumbres de los seres humanos y si se sigue evolucionando en este sector seguramente puedan acabar explicándolo.

Los maestros de la sospecha

La expresión «filósofos de la sospecha» fue creada por el filósofo francés Paul Ricoeur en 1965 para referirse a los tres pensadores del siglo XIX que desenmascaran la falsedad escondida bajo los valores ilustrados de racionalidad y verdad: Marx, Nietzsche y Freud.
Los tres expresan, cada uno desde puntos de vista diferentes, la crisis de la filosofía de la modernidad, al desvelar un significado oculto: Marx desenmascara la ideología como falsa conciencia o conciencia invertida; Nietzsche cuestiona los falsos valores; Freud pone al descubierto los disfraces de las pulsiones inconscientes.
Opino que la religión sigue teniendo mucho poder pero todo lo que cuestionan y sus teorias me parecen acertadas y muy interesantes.

Islam, no guerra

He escogido ese titular porque la religión islámica lejos de aceptar los atentados, la constituyen personas que practican su religión como algo pacífico, íntimo y sin necesidad de llevarlo a los extremos, ellos creen en la paz y en el amor como su base de vida. Los creyentes del Islam (no radicales) viven con normalidad, no interfieren en la libertad del resto de ciudadanos y menos aún les quitan el derecho incondicional a la vida.

A partir de los atentados, la sociedad a tendido a excluir y criticar a los seguidores de esta religión, calificándolos del mismo modo que hace con los terroristas.
En mi opinión no podemos decir que son todos iguales, tampoco apartarlos del mundo y no se merecen ser culpados por algo que no apoyan.
Creo fielmente en la libertad religiosa nadie es quién para obligar al resto a creer en una única religión pero nadie debería ser capaz de hacer lo que llegan a hacer esas personas, tenemos que intentar frenarlo pero para conseguirlo no se puede apartar del mundo a los creyentes musulmanes.